lunes, 25 de octubre de 2010

Nación 2.0 ¿Pueden las redes sociales cambiar el destino de un país?

En los cursos que doy sobre redes sociales y en las conversaciones que tengo en Twitter cada vez  más personas me preguntan acerca del uso de las redes sociales y el poder que les dan a los ciudadanos.  Recientemente en el vestidor del gym al que asisto tuvimos una amena plática de más de media hora sobre redes sociales y si sirven solo para vender pastelitos de relleno cremosito o para modificar la conducta de la sociedad.

La verdad es que las redes sociales son un medio y el fin depende de cada usuario, pero generar cambios sociales implica ir un paso más adelante del de solo compartir información. Compartir información (videos, fotos, música, opiniones, etc.) es un nivel del uso de las redes sociales. El siguiente paso es la colaboración. Colaborar implica responsabilizarse por alcanzar un objetivo común para los miembros de la comunidad en la que se colabora. Implica Liderazgo, organización y colaboración para alcanzar un objetivo y esto solo se logra actuando en comunidad.


El problema radica en que los cambios de una sociedad son fuertemente dependientes de las instituciones que gobiernan a un país y la conducta de estas instituciones están fuertemente influenciadas por poderes fácticos (grandes empresas, narcotráfico etc.). El poder de los ciudadanos está fuertemente fragmentado debido a las dificultades para organizarse y actuar como bloque para presionar al gobierno a cambiar de dirección, pero esto está cambiando. Las redes sociales están dando al ciudadano el poder de comunicarse y colaborar a lo largo y ancho del país. Los ciudadanos al fin a al cabo clientes del gobierno están tomando el control de la reputación online del gobierno, están comenzando a darse cuenta que colaborando potencializan el poder ciudadano que por primera vez puede comenzar a contrarrestar los poderes fácticos.


El detalle es que para que el poder ciudadano se manifieste y el gobierno lo perciba como una real fuente de presión para modificar su conducta este tiene que salir del mundo online y hacerse presente en el mundo real. No basta ser trending topic una vez, no basta una etiqueta #InternetNecesario por ejemplo. Una manifestación online es como una manifestación en el zócalo: hace ruido pero el gobierno puede o no puede hacerle caso. Tomando en cuenta el cinismo de nuestros gobernantes posiblemente hasta les divierta.

La colaboración es poder en cuanto trasciende el mundo online. Linux es producto de la colaboración de cientos de ingenieros en todo el mundo pero es real porque hay miles de servidores y pc´s corriendo el sistema operativo. OpenOffice es alternativa a Microsoft Office por que cualquiera lo puede bajar e instalar es su pc. Lo mismo pasa con OpenERP su poder radica en que comienza a ser amenaza para SAP. En la sociedad la colaboración online es poderosa en la media que salga del mundo online ese es el reto. El dictador de Alemania en la segunda guerra mundial decía “Los grandes cambios sociales son hechos por grandes oradores no por grandes escritores” y puede ser cierto, cuantos grandes demagogos no han sido grandes oradores. En Latinoamérica sobran ejemplos.

La ventaja de las redes sociales esta además de la capacidad que le da al ciudadano para colaborar en que los grandes oradores no tienen nada que hacer dentro de las redes sociales. Hoy son los estrategas sociales y no los oradores los que pueden cambiar el destino de una nación. El retorno de los brujos está por comenzar.

1 comentario:

  1. Las tecnologías democratizan a la sociedad, nos hacen más conscientes de nuestro entorno y por lo tanto más críticos para fortalecer la colaboración en función de conocimiento o en función de movimientos sociales. Sin embargo, el pasar de usuario a actor de cambio implica una gran responsabilidad ética que debiera ser prioridad entre todos los que participamos en medios digitales. Efectivamente, no es suficiente ser un Trending Topic, implica información y generación de conocimiento a favor de la causa ciudadana. Totalmente a favor de la libertad en internet ética y responsable

    ResponderEliminar